Azul
Rojo
Verde
Naranja
Violeta
Pizarra
Oscuro

IAN BRADY Y MYRA HINDLEY - Los Asesinos del Páramo

Admin

Administrador
Miembro del equipo
Administrador
Registrado
28 Ago 2021
Mensajes
990
Puntuación de reacción
12
Moors_Murderers.jpg


Artículo obtenido y traducido del artículo de Wikipedia Moors murders en su versión del 11 de noviembre de 2023, por varios autores bajo la Creative Commons Attribution-ShareAlike License 4.0

Los asesinatos del Páramo fueron llevados a cabo por Ian Brady y Myra Hindley entre julio de 1963 y octubre de 1965, en Manchester, Inglaterra y sus alrededores. Las víctimas fueron cinco niños (Pauline Reade, John Kilbride, Keith Bennett, Lesley Ann Downey y Edward Evans) de edades comprendidas entre 10 y 17 años, al menos cuatro de los cuales fueron agredidos sexualmente. Los cuerpos de dos de las víctimas fueron descubiertos en 1965, en tumbas excavadas en Saddleworth Moor; allí se descubrió una tercera tumba en 1987, más de veinte años después del juicio de Brady y Hindley. También se cree que el cuerpo de Bennett está enterrado allí, pero a pesar de las repetidas búsquedas sigue sin ser descubierto.

La pareja fue acusada únicamente por los asesinatos de Kilbride, Downey y Evans, y recibió cadena perpetua. La investigación se reabrió en 1985 después de que se informara que Brady había confesado los asesinatos de Reade y Bennett. En 1987, Hindley dejó de afirmar su inocencia y confesó todos los asesinatos. Después de confesar estos asesinatos adicionales, Brady y Hindley fueron llevados por separado a Saddleworth Moor para ayudar en la búsqueda de las tumbas.

Caracterizada por la prensa como "la mujer más malvada de Gran Bretaña", Hindley hizo varias apelaciones contra su cadena perpetua, alegando que era una mujer reformada y que ya no representaba un peligro para la sociedad, pero nunca fue liberada. Murió en 2002 en el Hospital West Suffolk, a los 60 años, tras cumplir 36 años de prisión.

Brady fue diagnosticado como psicópata en 1985 y confinado en el Hospital Ashworth de alta seguridad. Dejó claro que no deseaba ser liberado nunca y pidió repetidamente que le dejaran morir. Murió en 2017, en Ashworth, a los 79 años, después de haber cumplido 51 años.

Los asesinatos fueron el resultado de lo que Malcolm MacCulloch, profesor de psiquiatría forense en la Universidad de Cardiff, describió como una "concatenación de circunstancias". El juez de primera instancia, el juez Fenton Atkinson, describió a Brady y Hindley en sus comentarios finales como "dos asesinos sádicos de la mayor depravación". Sus crímenes fueron objeto de una amplia cobertura mediática en todo el mundo.

ANTECEDENTES

Ian Brady


Ian Brady nació en el área de Gorbals de Glasgow como Ian Duncan Stewart el 2 de enero de 1938, hijo de Margaret "Peggy" Stewart, una camarera soltera de un salón de té. La identidad del padre de Brady nunca se ha determinado de manera fiable, aunque su madre dijo que era un reportero que trabajaba para un periódico de Glasgow y murió tres meses antes de que naciera Brady. Stewart tuvo poco apoyo y después de unos meses se vio obligada a dejar a su hijo al cuidado de Mary y John Sloan, una pareja local con cuatro hijos propios. Brady tomó su apellido y pasó a ser conocido como Ian Sloan. Su madre continuó visitándolo durante toda su infancia. A los 9 años, visitó Loch Lomond con su familia, donde supuestamente descubrió una afinidad por el aire libre. Unos meses más tarde, la familia se mudó a una nueva casa municipal en una finca excedente en Pollok. Diversos autores han afirmado que torturaba animales, aunque Brady negó tales acusaciones. Se informó, por ejemplo, que Brady se jactaba de haber matado a su primer gato cuando tenía solo 10 años, y luego quemó vivo a otro gato, apedreó perros y cortó cabezas de conejos. Brady fue aceptado en la Academia Shawlands, una escuela para alumnos aventajados.

El comportamiento de Brady empeoró en Shawlands; cuando era adolescente compareció dos veces ante un tribunal de menores por allanamiento de morada. Dejó la academia a los 15 años y aceptó un trabajo como camarero en un astillero de Harland and Wolff, en Govan. Nueve meses después, empezó a trabajar como mensajero de una carnicería. Brady tenía una novia, Evelyn Grant, pero su relación terminó cuando él la amenazó con un cuchillo después de que ella asistiera a un baile con otro chico. Volvió a comparecer ante el tribunal, esta vez con nueve cargos en su contra, y poco antes de cumplir 17 años fue puesto en libertad condicional con la condición de que viviera con su madre. Para entonces, la madre de Brady se había mudado a Manchester y se había casado con un comerciante de frutas irlandés llamado Patrick Brady; Patrick le consiguió a Ian un trabajo como portero de frutas en Smithfield Market, e Ian tomó el apellido de Patrick.

Un año después de mudarse a Manchester, Brady fue sorprendido con un saco lleno de sellos de plomo que había robado y que intentaba sacar de contrabando del mercado. Lo enviaron a Strangeways durante tres meses. Como todavía tenía menos de 18 años, Brady fue sentenciado a dos años en un reformatorio para "adiestrarle". Fue enviado a Latchmere House en Londres , y luego al correccional de Hatfield en West Riding de Yorkshire. Después de ser descubierto borracho por el alcohol que había elaborado, lo trasladaron a la unidad mucho más dura en Hull. Liberado el 14 de noviembre de 1957, Brady regresó a Manchester, donde aceptó un trabajo que odiaba y fue despedido de otro trabajo en una cervecería. Decidido a "mejorarse a sí mismo", obtuvo un conjunto de manuales de instrucciones sobre conservación de libros en una biblioteca pública local, con los que "sorprendió" a sus padres al estudiar solo en su habitación durante horas.

En enero de 1959, Brady solicitó y le ofrecieron un trabajo administrativo en Millwards Merchandising, una empresa mayorista de distribución de productos químicos con sede en Gorton. Sus colegas lo consideraban un joven tranquilo, puntual, pero de mal genio. Brady leyó libros, entre ellos Teach Yourself German y Mein Kampf, así como obras sobre las atrocidades nazis. Conducía una motocicleta Tiger Cub, que utilizaba para visitar a los Pennines.

Myra Hindley

Myra Hindley nació en Crumpsall el 23 de julio de 1942, de padres Nellie y Bob Hindley, y se crió en Gorton, entonces una zona de clase trabajadora de Manchester dominada por viviendas marginales victorianas. Su padre era un alcohólico que frecuentemente se mostraba violento con su esposa e hijos. La casa familiar estaba en malas condiciones y Hindley se vio obligada a dormir en una cama individual junto a la cama doble de sus padres. Su situación de vida se deterioró aún más cuando la hermana menor de Hindley, Maureen, nació en agosto de 1946, y al año siguiente enviaron a Myra, de cinco años, a vivir cerca con su abuela.

El padre de Hindley había servido en el Regimiento de Paracaidistas y estuvo destinado en el norte de África, Chipre e Italia durante la Segunda Guerra Mundial. Había sido conocido como un hombre duro mientras estaba en el ejército y esperaba que su hija fuera igualmente dura; él le enseñó a luchar e insistió en que ella se defendiera. Cuando Hindley tenía unos ocho años, un niño local le arañó las mejillas y le hizo sangrar. Ella rompió a llorar y corrió hacia su padre, quien la amenazó con castigarle si no tomaba represalias; Hindley encontró al niño y lo derribó con una serie de golpes. Como escribió más tarde: "A los ocho años conseguí mi primera victoria". Malcolm MacCulloch, profesor de psiquiatría forense en la Universidad de Cardiff, ha escrito que la "relación de Hindley con su padre la brutalizó... No sólo estaba acostumbrada a la violencia en el hogar, sino que era recompensada por ella fuera. Cuando esto sucede a una edad temprana, puede distorsionar la reacción de una persona ante tales situaciones de por vida".

En junio de 1957, uno de los amigos más cercanos de Hindley, Michael Higgins, de 13 años, invitó a Hindley a ir a nadar con amigos a un embalse local en desuso, pero ella salió a otro lugar con otro amigo. Higgins se ahogó en el embalse; y Hindley‍—‌una buena nadadora‍—estaba apesadumbrada y se culpaba a sí misma. Hizo una colecta para una corona; su funeral se celebró en el Monasterio de San Francisco en Gorton Lane.

El monasterio donde Hindley había sido bautizada católica cuando era niña en 1942 tuvo un efecto duradero en ella. El padre de Hindley había insistido en que ella tuviera un bautismo católico, y su madre estuvo de acuerdo, con la condición de que no la enviaran a una escuela católica; Nellie Hindley creía que "lo único que enseñaban los monjes era el catecismo". Hindley se sintió cada vez más atraída por la Iglesia Católica Romana después de comenzar la escuela secundaria en Ryder Brow Secondary Modern , y comenzó a recibir instrucción para la recepción formal en la Iglesia poco después del funeral de Higgins. Tomó el nombre de confirmación de Verónica y recibió su Primera Comunión en noviembre de 1958.

El primer trabajo de Hindley fue como empleada junior en una empresa local de ingeniería eléctrica. Hacía recados, mecanografiaba, preparaba té y era tan apreciada que cuando perdió el salario de su primera semana, las otras chicas hicieron una colecta para reponerlo. A los 17 años, se comprometió después de un breve noviazgo, pero lo canceló varios meses después, tras decidir que el joven era inmaduro y no podía brindarle la vida que quería. Hindley tomó lecciones semanales de judo en una escuela local, pero encontró compañeros reacios a entrenar con ella, ya que a menudo tardaba en liberarles de sus llaves. Aceptó un trabajo en Bratby and Hinchliffe, una empresa de ingeniería en Gorton, pero fue despedida por ausentismo después de seis meses.

En pareja

En enero de 1961, Hindley, de 18 años, se incorporó a Millwards como mecanógrafo. Pronto se enamoró de Brady. Hindley comenzó un diario y, aunque tenía citas con otros hombres, algunas de las entradas detallan su fascinación por Brady, con quien finalmente habló por primera vez el 27 de julio. Durante los siguientes meses, ella continuó escribiendo, pero se desilusionó cada vez más con él, hasta el 22 de diciembre, cuando Brady le pidió una cita para ir al cine mMuchas fuentes afirman que la película era El juicio de Nuremberg , pero Hindley la recordó como Rey de reyes). Sus citas siguieron un patrón regular: salir al cine, generalmente para ver una película con clasificación X, luego regresaban a la casa de Hindley para beber vino alemán. Brady luego le dio material de lectura y la pareja pasó sus pausas para el almuerzo en el trabajo leyendo en voz alta relatos de las atrocidades nazis. Hindley comenzó a emular un ideal de perfección aria, decolorándose el cabello de rubio y aplicándose un espeso lápiz labial carmesí. Expresó preocupación por algunos aspectos del carácter de Brady; en una carta a una amiga de la infancia, mencionó un incidente en el que Brady le había drogado, pero también escribió sobre su obsesión por él. Unos meses más tarde, le pidió a su amiga que destruyera la carta. En su petición de libertad condicional de 30.000 palabras, escrita en 1978 y 1979 y presentada a la Secretaria del Interior, Merlyn Rees, Hindley dijo:

En cuestión de meses él [Brady] me había convencido de que no existía Dios en absoluto: podría haberme dicho que la tierra era plana, que la luna estaba hecha de queso verde y que el sol salía por el oeste, yo le habría creído, tal era su poder de persuasión.

Hindley comenzó a cambiar aún más su apariencia, usando ropa considerada atrevida, como botas altas, faldas cortas y chaquetas de cuero, y los dos se volvieron menos sociables con sus colegas. La pareja era asidua a la biblioteca, tomando prestados libros sobre filosofía, así como sobre crímenes y torturas. También leían obras del marqués de Sade, Friedrich Nietzsche y Crimen y Castigo de Fiódor Dostoievski. Aunque Hindley no era una buena conductora (pasó su examen el 7 de noviembre de 1963 después de suspender tres veces), a menudo alquilaba una camioneta, en la que la pareja planeaba robos a bancos. Hindley se hizo amigo de George Clitheroe, presidente del Cheadle Rifle Club, y en varias ocasiones visitó dos campos de tiro locales. Clitheroe, aunque desconcertada por su interés, hizo arreglos para que ella comprara un rifle .22 a un comerciante de armas en Manchester. También pidió unirse a un club de tiro, pero tenía mala puntería y supuestamente a menudo tenía mal carácter, por lo que Clitheroe le dijo que no era apta. Sin embargo, logró comprar una Webley .45 y una Smith & Wesson .38 de otros miembros del club. Los planes de robo de Brady y Hindley fracasaron, pero se interesaron por la fotografía. Brady ya tenía una Box Brownie , que usaba para tomar fotografías de Hindley y su perro, Puppet, pero la actualizó a un modelo más sofisticado y también compró luces y equipo de revelado. La pareja se tomó fotografías que, en ese momento, se habrían considerado explícitas. Para Hindley, esto demostró un marcado cambio con respecto a su naturaleza anterior, más tímida y mojigata.

Como asesinos

Cita de Chris Cowley

Lo que estaban haciendo estaba fuera del alcance de la comprensión de la mayoría de la gente, más allá de la comprensión de los vecinos cotidianos que estaban más interesados en cómo iban a pagar la factura del gas o qué podría pasar en el próximo episodio de Coronation Street o Doctor Who. En la Gran Bretaña de los años 60, la gente no secuestraba ni asesinaba a niños por diversión. Simplemente estaba más allá del alcance de la comprensión de la mayoría de las personas, y es por eso que lograron salirse con la suya durante tanto tiempo.

Hindley afirmó que Brady empezó a hablar de "cometer el asesinato perfecto" en julio de 1963, y a menudo le hablaba de Compulsion , de Meyer Levin, publicada como novela en 1956 y adaptada al cine en 1959. La historia cuenta un relato ficticio del caso Leopold y Loeb, dos jóvenes de familias adineradas que intentan cometer el asesinato perfecto de un niño de 12 años, y que escapan a la pena de muerte gracias a su edad.

En junio de 1963, Brady se había mudado con Hindley a la casa de su abuela en Bannock Street, Gorton, y el 12 de julio, los dos asesinaron a su primera víctima, Pauline Reade, de 16 años. Reade había asistido a la escuela con la hermana menor de Hindley, Maureen, y también había tenido una relación breve con David Smith, un adolescente local con tres condenas penales por delitos menores. La policía no encontró a nadie que hubiera visto a Reade inmediatamente antes de su desaparición, y aunque Smith, de 15 años, fue interrogado por la policía, fue absuelto de cualquier implicación en su muerte.

Su siguiente víctima, John Kilbride, de 12 años, fue sacado de un mercado en la ciudad de Ashton-under-Lyne el 23 de noviembre y asesinado en Saddleworth Moor, donde fue enterrado su cuerpo. Se llevó a cabo una enorme búsqueda, en la que se tomaron más de 700 declaraciones y se imprimieron 500 carteles de "desaparecido". Ocho días después de que no pudo regresar a casa, 2.000 voluntarios registraron terrenos baldíos y edificios abandonados. Hindley alquiló un vehículo una semana después de la desaparición de Kilbride, y nuevamente el 21 de diciembre, aparentemente para asegurarse de que los lugares de enterramiento en Saddleworth Moor no hubieran sido perturbados. En febrero de 1964 compró un Austin Traveller de segunda mano, pero poco después lo cambió por una Mini furgoneta .

Keith Bennett, también de 12 años, desapareció en el distrito Longsight de Manchester el 16 de junio de 1964. Su padrastro, Jimmy Johnson, se convirtió en sospechoso. En los dos años posteriores a la desaparición de Bennett, Johnson fue interrogado en cuatro ocasiones. Los detectives buscaron debajo del suelo de la casa familiar y, al descubrir que las casas de la hilera estaban conectadas, ampliaron la búsqueda a toda la calle.

La hermana de Hindley, Maureen, se casó con David Smith el 15 de agosto de 1964. El matrimonio se concertó y celebró apresuradamente en una oficina de registro. Ninguno de los familiares de Maureen asistió. Hindley no aprobó el matrimonio y su madre se sintió avergonzada, ya que Maureen estaba embarazada de siete meses. Los recién casados se mudaron a la casa del padre de Smith. Al día siguiente, Brady sugirió que los cuatro hicieran una excursión de un día a Windermere. Esta fue la primera vez que Brady y Smith se conocieron formalmente, y Brady aparentemente quedó impresionado por el comportamiento de Smith. Los dos hablaron sobre la sociedad, la distribución de la riqueza y la posibilidad de atracar un banco. El joven Smith quedó igualmente impresionado por Brady, quien durante todo el día había pagado su comida y su vino. El viaje al Distrito de los Lagos fue el primero de muchos viajes. Hindley aparentemente estaba celosa de su amistad, pero se volvió más cercana a su hermana.

En 1964, Hindley, su abuela y Brady fueron realojados como parte de las limpiezas de barrios marginales de la posguerra en Manchester, en el número 16 de Wardle Brook Avenue en la nueva propiedad de Hattersley, cerca de la ciudad de Hyde en Cheshire. Brady y Hindley se hicieron amigos de Patricia Hodges, una niña de 11 años que vivía en el número 12 de Wardle Brook Avenue. Hodges acompañó a los dos en sus viajes a Saddleworth Moor para recoger turba, algo que muchos propietarios de la nueva finca hacían para mejorar el suelo de sus jardines, que estaban llenos de arcilla y escombros de construcción. La pareja nunca hizo daño a Hodges, ya que ella vivía a solo unas puertas de distancia, lo que habría facilitado a la policía resolver cualquier desaparición.

Temprano en el Boxing Day de 1964, Hindley dejó a su abuela en la casa de un pariente y se negó a permitirle regresar a Wardle Brook Avenue esa noche. El mismo día, Lesley Ann Downey, de 10 años, desapareció de una feria de atracciones en Ancoats. A pesar de una gran búsqueda, no fue encontrada. Su padrastro Alan West fue tratado como sospechoso por la policía e interrogado repetidamente sobre su desaparición, pero no se descubrió ninguna prueba y la desaparición permaneció sin resolver durante casi un año.

Al día siguiente, Hindley trajo a su abuela a casa. En febrero de 1965, Hodges había dejado de visitar Wardle Brook Avenue, pero Smith seguía siendo un visitante habitual. Brady le dio a Smith libros para leer y los dos hablaron sobre robo y asesinato. En el cumpleaños número 23 de Hindley, en julio de 1965, su hermana y su cuñado, que hasta entonces habían vivido con familiares, fueron realojados en Underwood Court, un nuevo bloque de apartamentos de varios pisos no lejos de Wardle Brook Avenue. Las dos parejas empezaron a verse con más regularidad, pero normalmente según los planes de Brady.

Durante la década de 1990, Hindley afirmó que participó en los asesinatos sólo porque Brady la había drogado, la estaba chantajeando con fotografías pornográficas que le había tomado y había amenazado con matar a Maureen. En 2008, el abogado de Hindley, Andrew McCooey, informó que ella le dijo:

Me deberían haber ahorcado. Me lo merecía. Mi crimen fue peor que el de Brady porque atraje a los niños y ellos nunca habrían subido al auto sin mi papel... Siempre me he considerado peor que Brady.”

ASESINATOS

Pauline Reade


El 12 de julio de 1963, Brady le dijo a Hindley que quería cometer el "asesinato perfecto". Después del trabajo, él le ordenó que condujera una camioneta prestada mientras él la seguía en su motocicleta; cuando veía a una posible víctima, encendía sus faros. Conduciendo por Gorton Lane, Brady vio a una niña y le hizo una señal a Hindley, quien no se detuvo porque reconoció a la niña como una vecina de su madre de ocho años. En algún momento después de las 7:30 pm, en Froxmer Street, Brady le indicó a Hindley que se detuviera para pasar por Pauline Reade, de 16 años, una compañera de escuela de la hermana de Hindley, Maureen, que se dirigía a un baile; Hindley se ofreció a llevar a Reade. En varias ocasiones, Hindley dio declaraciones contradictorias sobre hasta qué punto ella, versus Brady, era responsable de que Reade fuera seleccionada como su primera víctima, pero dijo que sentía que se prestaría menos atención a la desaparición de una adolescente que a la desaparición de una niña pequeña.

Una vez que Reade estuvo en la camioneta, Hindley le pidió que la ayudara a buscar en Saddleworth Moor un costoso guante perdido; Reade estuvo de acuerdo y condujeron hasta allí. Cuando Brady llegó en su motocicleta, Hindley le dijo a Reade que ayudaría en la búsqueda. Hindley afirmó más tarde que esperó en la camioneta mientras Brady llevaba a Reade al páramo. Brady regresó solo después de unos treinta minutos y llevó a Hindley al lugar donde Reade agonizaba. La ropa de Reade estaba desordenada y casi había sido decapitada por dos cortes en la garganta, incluida una incisión de diez centímetros en la laringe "infligida con una fuerza considerable" y en la que se habían introducido el cuello de su abrigo y una cadena para el cuello. Cuando Hindley le preguntó a Brady si había violado a Reade, Brady respondió: "Por supuesto que sí". Hindley se quedó con Reade mientras Brady recuperaba una pala que había escondido cerca en una visita anterior, luego regresó a la camioneta mientras Brady enterraba a Reade. En el relato de Brady, Hindley no solo estuvo presente en el ataque, sino que participó en la agresión sexual.

John Kilbride

A primera hora de la tarde del 23 de noviembre de 1963, en un mercado en Ashton-under-Lyne, Brady y Hindley ofrecieron a John Kilbride, de 12 años, llevarlo a casa, diciendo que a sus padres les preocuparía que saliera tan tarde; también le prometieron una botella de jerez. Una vez que Kilbride estuvo dentro del auto Ford Anglia alquilado por Hindley, Brady dijo que tendrían que desviarse a su casa para tomar el jerez. Luego, Brady sugirió otro desvío, esta vez para buscar un guante que Hindley había perdido en el páramo. Cuando llegaron al páramo, Brady se llevó a Kilbride con él mientras Hindley esperaba en el coche; Brady agredió sexualmente a Kilbride y trató de degollarlo con una hoja de sierra de quince centímetros antes de estrangularlo con un cordón de zapato o una cuerda. Luego enterró su cuerpo en una tumba poco profunda y, en algún momento, fotografió a Hindley y su perro de pie sobre la tumba, y la fotografía mostraba que el suelo había sido removido recientemente.

Keith Bennett

Temprano en la tarde del 16 de junio de 1964, Hindley le pidió ayuda a Keith Bennett, de doce años, que se dirigía a la casa de su abuela en Longsight, para cargar algunas cajas en su Mini Pick-up , tras lo cual ella dijo que lo llevaría a casa. Brady estaba en la parte trasera de la camioneta. Hindley condujo hasta un área de descanso en Saddleworth Moor y Brady se fue con Bennett, supuestamente buscando un guante perdido. Después de unos treinta minutos, Brady regresó solo, llevando una pala que había escondido allí antes y, en respuesta a las preguntas de Hindley, dijo que había agredido sexualmente a Bennett y lo había estrangulado con un trozo de cuerda.

Lesley Ann Downey

Brady y Hindley visitaron una feria de atracciones en Ancoats el 26 de diciembre de 1964 y notaron que Lesley Ann Downey, de 10 años, aparentemente estaba sola. Se acercaron a ella y deliberadamente dejaron caer algunas compras que llevaban, luego le pidieron ayuda para llevar los paquetes a su automóvil y luego a Wardle Brook Avenue. En la casa, Lesley Ann Downey fue desnudada, amordazada y posada a la fuerza para fotografías antes de ser violada y asesinada, tal vez estrangulada con un trozo de cuerda. El ataque fue grabado en una cinta de audio, con las voces de Brady y Hindley apareciendo, mientras su víctima gritaba y suplicaba clemencia. Hindley sostuvo más tarde que fue a prepararle un baño y encontró a la víctima muerta cuando regresó; Brady afirmó que Hindley cometió el asesinato. A la mañana siguiente, Brady y Hindley llevaron el cuerpo de Downey a Saddleworth Moor, y la enterraron‍—‌desnuda con la ropa a sus pies‍—‌en una tumba poco profunda.

Edward Evans

En la tarde del 6 de octubre de 1965, Hindley llevó a Brady a la estación central de trenes de Manchester, donde esperó afuera en el automóvil mientras él seleccionaba una víctima. Al cabo de unos minutos Brady reapareció en compañía de Edward Evans, de 17 años, un aprendiz de ingeniero que vivía en Ardwick, a quien le presentó a Hindley como su hermana. Brady afirmó más tarde que había recogido a Evans para un encuentro sexual. Condujeron hasta la casa de Brady y Hindley en Wardle Brook Avenue, donde se relajaron con una botella de vino.

En algún momento, Brady envió a Hindley a buscar a Smith, su cuñado. La familia de Hindley no había aprobado el matrimonio de Maureen con Smith, quien tenía varias condenas penales, incluidas lesiones corporales reales y allanamiento de morada , la primera de las cuales, por herir intencionalmente, ocurrió cuando él tenía 11 años. A lo largo del año anterior, Brady había estado cultivando una amistad con Smith, quien estaba "asombrado" por Brady, algo que preocupaba cada vez más a Hindley porque sentía que comprometía su seguridad.

Hindley regresó con Smith y le dijo que esperara afuera su señal, una luz intermitente. Cuando llegó la señal, Smith llamó a la puerta y fue recibido por Brady, quien le preguntó si había venido por "las botellas de vino en miniatura", y lo dejó en la cocina diciendo que iba a recoger el vino. Smith le dijo más tarde a la policía:

“Esperé uno o dos minutos y de repente escuché un grito infernal. Sonaba como una mujer, muy aguda. Luego los gritos continuaron, uno tras otro, muy fuertes. Entonces escuché a Myra gritar en voz muy alta: "Dave, ayúdalo". Cuando entré corriendo, me paré en la sala de estar y vi a un joven. Estaba acostado con la cabeza y los hombros en el sofá y las piernas en el suelo. Estaba mirando hacia arriba. Ian estaba de pie sobre él, frente a él, con las piernas a cada lado de las piernas del joven. El muchacho todavía estaba gritando... Ian tenía un hacha en la mano... la sostenía por encima de su cabeza y golpeó al muchacho en el lado izquierdo de la cabeza con el hacha. Escuché el golpe, fue un golpe terriblemente duro, sonó horrible.”

Smith luego observó a Brady estrangular a Evans con un trozo de cable eléctrico. Brady se torció el tobillo en la lucha, y el cuerpo de Evans era demasiado pesado para que Smith lo llevara solo al auto, por lo que lo envolvieron en láminas de plástico y lo colocaron en la habitación de invitados con la intención de desecharlo más tarde.

INVESTIGACIÓN

Arresto


Después del asesinato de Edward Evans, Smith acordó regresar a la mañana siguiente con el cochecito de su hija muerta, para transportar el cuerpo al coche, antes de deshacerse de él en el páramo. Llegó a casa alrededor de las 3:00 a. m. y le pidió a su esposa que le preparara una taza de té, que bebió antes de vomitar y contarle lo que había presenciado. A las 6:10 a. m., después de esperar a que amaneciera y armarse con un destornillador y un cuchillo para pan, en caso de que Brady planeara interceptarlo, Smith llamó a la policía desde una cabina telefónica en la finca. Un coche de policía lo recogió en la cabina telefónica y lo llevaron a la comisaría de Hyde, donde les contó a los agentes lo que había presenciado esa noche.

El superintendente Bob Talbot de la división de policía de Stalybridge fue a Wardle Brook Avenue, acompañado por un sargento detective. Con un mono de repartidor de pan encima del uniforme, le preguntó a Hindley en la puerta trasera si su marido estaba en casa. Cuando ella negó que tuviera marido o que hubiera un hombre en la casa, Talbot se identificó. Hindley lo llevó a la sala de estar, donde Brady estaba acostado en un diván, escribiendo a su empleador sobre su lesión en el tobillo. Talbot explicó que estaba investigando "un acto de violencia con armas de fuego" que, según se informó, había tenido lugar la noche anterior. Hindley negó que hubiera habido violencia y permitió que la policía inspeccionara la casa. Cuando la policía pidió la llave de la habitación de invitados cerrada con llave, ella dijo que estaba en su lugar de trabajo; pero después de que la policía se ofreció a llevarla a recuperarlo, Brady le dijo que se la entregara. El cuerpo de Edward Evans fue descubierto en el dormitorio y Brady fue arrestado bajo sospecha de asesinato. Mientras Brady se vestía, dijo: "Eddie y yo tuvimos una pelea y la situación se salió de control".

Análisis inicial

Aunque Hindley no fue arrestada inicialmente, exigió ir con Brady a la estación de policía y llevarse a su perro. Ella se negó a hacer ninguna declaración sobre la muerte de Evans más allá de afirmar que había sido un accidente, y se le permitió irse a casa con la condición de que regresara al día siguiente. Durante los siguientes cuatro días, Hindley visitó a su empleador y pidió que la despidieran para poder tener derecho a recibir prestaciones por desempleo. En una de estas ocasiones encontró un sobre de Brady que quemó en un cenicero; ella afirmó que no lo abrió, pero creía que contenía planes para robos a bancos.

Mientras tanto, la policía descubrió más pruebas y se convenció de que Hindley participó activamente en el asesinato de Edward Evans y otras posibles víctimas. El 11 de octubre, ella también fue arrestada y puesta bajo custodia. Fue acusada de cómplice del asesinato de Evans y puesta en prisión preventiva en HM Prison Risley.

La policía que registró la casa en Wardle Brook Avenue encontró un viejo cuaderno de ejercicios con el nombre "John Kilbride", lo que les hizo sospechar que Brady y Hindley habían estado involucrados en las desapariciones sin resolver de otros niños y adolescentes. Brady le dijo a la policía que él y Evans habían peleado, pero insistió en que él y Smith habían asesinado a Evans y que Hindley "sólo había hecho lo que le habían dicho". Smith dijo que Brady le había pedido que le devolviera cualquier cosa incriminatoria, como "libros poco fiables", que Brady luego empacó en maletas; no tenía idea de qué más contenían las maletas o dónde podrían estar, aunque mencionó que Brady "tenía algo con las estaciones de tren". Una búsqueda en las consignas de equipaje encontró las maletas en la estación central de trenes de Manchester el 15 de octubre; el boleto de reclamo se encontró más tarde en el libro de oraciones de Hindley. Dentro de una de las cajas había, entre una variedad de disfraces, notas, fotografías y negativos, nueve fotografías pornográficas de una joven, pronto identificada como Lesley Ann Downey, desnuda y con un pañuelo atado sobre la boca, y una grabación de audio de un minuto de una niña que se identifica como "Lesley Ann Weston" gritando, llorando y suplicando que le permitieran regresar a casa con su madre. La policía le pidió a la madre de Lesley Ann Downey que mirara las dos fotografías que se consideraron apropiadas para identificar a su hija, y también identificó que su voz en la grabación también era la de su hija.

Los agentes que investigaban en las casas vecinas hablaron con Patricia Hodges, de 12 años, a quien Brady y Hindley habían llevado en varias ocasiones a Saddleworth Moor, y pudo señalarles sus lugares favoritos a lo largo de la carretera A635. La policía comenzó inmediatamente a registrar la zona y el 16 de octubre encontró un hueso de un brazo que sobresalía de la turba, que al principio se supuso era el de John Kilbride, pero que al día siguiente fue identificado como el de Lesley Ann Downey, cuyo cuerpo todavía era visualmente identificable; su madre pudo identificar la ropa que también había sido enterrada en la tumba.

También entre las fotografías de la maleta había varias escenas de los Páramos. Smith le había dicho a la policía que Brady se había jactado de tener "pruebas fotográficas" de múltiples asesinatos, y los oficiales, impresionados por la decisión de Brady de retirar las fotos de los paisajes aparentemente inocentes de la casa, pidieron ayuda a los lugareños para encontrar lugares que coincidieran con las fotografías. El 21 de octubre encontraron el cuerpo "muy descompuesto " de John Kilbride, que su madre tuvo que identificar por su ropa. Ese mismo día, ya detenidos por el asesinato de Evans, Brady y Hindley comparecieron ante el Tribunal de Magistrados de Hyde acusados del asesinato de Downey. Cada uno de ellos fue llevado ante el tribunal por separado y permaneció bajo custodia durante una semana. Hicieron una aparición de dos minutos el 28 de octubre y nuevamente fueron puestos bajo custodia.

Los agentes investigadores sospechaban que Brady y Hindley habían asesinado a otros niños y adolescentes desaparecidos de zonas de Manchester y sus alrededores durante los años anteriores, y la búsqueda de más cuerpos continuó durante un tiempo después del descubrimiento del cuerpo de John Kilbride, pero con el invierno fue cancelada en noviembre. Varios periódicos también quisieron nombrar otras posibles víctimas de los "asesinatos de los páramos", entre ellos Pauline Reade y Keith Bennett.

Cuando se le presentó la evidencia de la grabación, Brady admitió haber tomado las fotografías de Downey, pero insistió en que dos hombres la habían llevado a Wardle Brook Avenue y posteriormente se la habían llevado viva de nuevo. El 2 de diciembre, Brady había sido acusado de los asesinatos de Kilbride, Downey y Evans. Hindley había sido acusado de los asesinatos de Downey y Evans y de ser cómplice del asesinato de Kilbride. En la audiencia de instrucción del 6 de diciembre, Brady fue acusado de los asesinatos de Evans, Kilbride y Downey, y Hindley de los asesinatos de Evans y Downey, así como de encubrir a Brady sabiendo que había matado a Kilbride. La declaración inicial de la fiscalía se celebró a puerta cerrada y no en audiencia pública, y la defensa solicitó una estipulación similar, pero fue rechazada. El proceso continuó ante tres magistrados en Hyde durante un período de once días durante diciembre, al final del cual la pareja fue internada para ser juzgada en Chester Assizes.

Muchas de las fotografías tomadas por Brady y Hindley en el páramo mostraban al perro Puppet de Hindley, a veces cuando era un cachorro. Para ayudar a fechar las fotografías, los detectives hicieron que un veterinario examinara al perro para determinar su edad; el examen requirió anestesia general de la que Puppet no se recuperó. Hindley estaba furiosa y acusó a la policía de asesinar al perro; una de las pocas ocasiones en que los detectives presenciaron alguna respuesta emocional de ella. Hindley le escribió a su madre:

“Siento como si mi corazón estuviera hecho pedazos. No creo que nada pueda hacerme más daño que esto. El único consuelo es que algún idiota podría haber atrapado a Puppet y haberlo lastimado.”

Prueba

El juicio de 14 días comenzó en una sala del tribunal especialmente preparada en Chester Assizes ante el juez Fenton Atkinson, el 19 de abril de 1966. La sala estaba equipada con vidrio a prueba de balas para proteger a Brady y Hindley porque se temía que alguien pudiera tratar de matarlos, tal fue la indignación pública ante los crímenes. Otras precauciones de seguridad elaboradas incluyeron un sistema de megafonía que costó £ 2500 y £ 500 en equipos telefónicos. Los periodistas nacionales e internacionales que cubrieron el juicio reservaron la mayoría de las habitaciones de hotel de la ciudad. Los espectadores, algunos de los cuales viajaban durante horas, se paraban frente a Chester Assizes todos los días durante el juicio.

Brady y Hindley fueron acusados de asesinar a Evans, Downey y Kilbride. El Fiscal General, Sir Elwyn Jones, dirigió la acusación, asistido por William Mars-Jones. Brady fue defendido por Emlyn Hooson QC, miembro liberal del Parlamento, y Hindley fue defendida por Godfrey Heilpern QC, registrador de Salford desde 1964; ambos eran abogados experimentados.

Smith fue el principal testigo de la acusación. Antes del juicio, el periódico News of the World ofreció 1.000 libras esterlinas a Smith por los derechos de su historia; la revista American People hizo una oferta competitiva de 6.000 libras esterlinas (equivalente a unas 20.000 libras esterlinas y 120.000 libras esterlinas respectivamente en 2021). Cuando Smith aceptó la oferta de News of the World (sus editores habían prometido pagos futuros adicionales por la distribución y la serialización), acordó recibir un pago de £ 15 por semana hasta el juicio, y £ 1,000 en una suma global si Brady y Hindley eran condenados. Durante el juicio, el juez y los abogados defensores interrogaron repetidamente a Smith y su esposa sobre la naturaleza del acuerdo. Al principio, Smith se negó a nombrar el periódico, arriesgándose a desacatar al tribunal. Cuando finalmente identificó al News of the World, Jones, como Fiscal General, prometió inmediatamente una investigación. Comparando el testimonio de Smith con sus declaraciones iniciales a la policía, Atkinson, aunque describió las acciones del periódico como "grave interferencia con el curso de la justicia", concluyó que no se vio "sustancialmente afectado" por el incentivo financiero. Jones decidió no acusar al News of the World por motivos similares.

Tanto Brady como Hindley se declararon inocentes. Brady testificó durante más de ocho horas, Hindley durante seis. Brady admitió haber golpeado a Evans con el hacha, pero afirmó que alguien más había matado a Evans, señalando la declaración del patólogo de que su muerte había sido "acelerada por estrangulamiento". La "arrogancia tranquila y manifiesta" de Brady no le granjeó el cariño del jurado [y] tampoco su pedantería", escribió Duncan Staff. Hindley negó tener conocimiento de que las fotografías de Saddleworth Moor encontradas por la policía hubieran sido tomadas cerca de las tumbas de sus víctimas.

La grabación de dieciséis minutos de Downey, en la que se podían escuchar las voces de Brady y Hindley, se reprodujo en audiencia pública. Hindley admitió que su actitud hacia Downey fue "brusca y cruel", pero afirmó que era sólo porque tenía miedo de que alguien pudiera escuchar los gritos de la niña. Hindley afirmó que cuando estaban desnudando a Downey, ella misma estaba "abajo"; cuando le tomaron las fotografías pornográficas ella estaba "mirando por la ventana"; y que cuando Downey estaba siendo estrangulada ella "estaba tomando un baño".

El 6 de mayo, después de haber deliberado durante poco más de dos horas, el jurado declaró a Brady culpable de los tres asesinatos y a Hindley culpable de los asesinatos de Downey y Evans. Como la pena de muerte por asesinato había sido abolida seis meses antes, el juez dictó la única pena que la ley permitía en ese momento por asesinato: cadena perpetua. Brady fue sentenciado a tres cadenas perpetuas simultáneas y Hindley recibió dos, más una condena simultánea de siete años por encubrir a Brady sabiendo que había asesinado a Kilbride. Brady fue llevado a HM Prison Durham y Hindley fue enviada a HM Prison Holloway.

En sus comentarios finales, el juez Atkinson describió los asesinatos como "verdaderamente horribles" y a los acusados como "dos asesinos sádicos de la mayor depravación"; recomendó que pasaran "un tiempo muy largo" en prisión antes de ser considerados para la libertad condicional, pero no estipuló tiempo. Cualquier persona condenada a cadena perpetua podría pasar el resto de su vida natural en prisión, pero el Ministro del Interior podría otorgar la libertad condicional por recomendación de la Junta de Libertad Condicional.

Describió a Brady como "increíblemente malvado" y dijo que no veía ninguna posibilidad razonable de reforma e idoneidad para la libertad condicional para él, aunque no pensaba que lo mismo fuera necesariamente cierto para Hindley una vez "eliminada la influencia [de Brady]". Durante todo el juicio, Brady y Hindley "se apegaron rígidamente a su estrategia de mentir", y Hindley fue descrita más tarde como "una testigo tranquila, controlada e impasible que mintió sin remordimientos".

Investigación posterior

Desde los arrestos de Brady y Hindley, los periódicos habían querido conectarlos con otros niños y adolescentes desaparecidos de la zona. Una de esas víctimas fue Stephen Jennings, un niño de tres años de West Yorkshire que fue visto con vida por última vez en diciembre de 1962; su cuerpo fue encontrado enterrado en un campo en 1988, pero al año siguiente su padre, William Jennings, fue declarado culpable de su asesinato. Jennifer Tighe, una niña de 14 años que desapareció de un hogar para niños de Oldham en diciembre de 1964, fue mencionada en la prensa unos cuarenta años después, pero la policía confirmó que estaba viva. Esto siguió a las afirmaciones de 2004 de que Hindley le había dicho a otro recluso que ella y Brady habían asesinado a una sexta víctima, una adolescente.

En 1985, Brady supuestamente le dijo a Fred Harrison, un periodista que trabajaba para The Sunday People, que había matado a Reade y Bennett, algo que la policía ya sospechaba porque ambos vivían cerca de Brady y Hindley y habían desaparecido aproximadamente al mismo tiempo que Kilbride y Downey. La policía de Greater Manchester (GMP) reabrió la investigación, que estuvo dirigida por el detective superintendente jefe Peter Topping, jefe del Departamento de Investigación Criminal (CID) de GMP.

El 3 de julio de 1985, DCS Topping visitó a Brady, que entonces estaba recluido en HM Prison Gartree en Leicestershire, pero lo encontró "desdeñoso ante cualquier sugerencia de que había confesado más asesinatos". Sin embargo, la policía decidió reanudar su búsqueda en Saddleworth Moor, utilizando una vez más las fotografías tomadas por Brady y Hindley para ayudarlos a identificar posibles lugares de enterramiento. En noviembre de 1986, la madre de Bennett le escribió a Hindley pidiéndole saber qué le había sucedido a su hijo, una carta por la que Hindley parecía estar "realmente conmovida". Terminaba: "Soy una mujer sencilla, trabajo en las cocinas del Hospital Christie's. Me ha costado cinco semanas de trabajo escribir esta carta porque es muy importante para mí que usted la entienda tal como es, una petición de ayuda. Por favor, señorita Hindley, ayúdeme.

La policía visitó a Hindley, que entonces se encontraba detenida en la prisión HM Cookham Wood en Kent, unos días después de recibir la carta, y aunque se negó a admitir cualquier participación en los asesinatos, accedió a ayudar mirando fotografías y mapas para tratar de identificar los lugares que había visitado con Brady. Mostró particular interés en las fotografías del área alrededor de Hollin Brown Knoll y Shiny Brook, pero dijo que era imposible estar segura de las ubicaciones sin visitar el páramo. El Ministro del Interior, Douglas Hurd, estuvo de acuerdo con DCS Topping en que valdría la pena arriesgar una visita a pesar de los problemas de seguridad presentados por las amenazas contra Hindley. Escribiendo en 1989, Topping dijo que se sentía "bastante escéptico" acerca de la motivación de Hindley para ayudar a la policía. Aunque la carta de Winnie Johnson pudo haber influido, creía que Hindley, conociendo el estado mental "precario" de Brady, estaba preocupada de poder cooperar con la policía y obtener cualquier beneficio disponible.

El 16 de diciembre de 1986, Hindley realizó la primera de dos visitas para ayudar en la búsqueda policial en el páramo. La policía cerró todos los caminos hacia el páramo, que estaba patrullado por 200 agentes, algunos armados. Hindley y su abogado abandonaron Cookham Wood a las 4:30 am, volaron al páramo en helicóptero desde un aeródromo cerca de Maidstone y luego fueron conducidos y caminaron por el área hasta las 3:00 pm. Hindley tuvo dificultades para conectar lo que vio con sus recuerdos y aparentemente estaba nerviosa por los helicópteros que sobrevolaban. La prensa describió la visita como un "fiasco", un "truco publicitario" y un "despilfarro de dinero sin sentido", pero DCS Topping la defendió, diciendo que "necesitábamos una búsqueda sistemática y exhaustiva del páramo". ... Nunca habría sido posible llevar a cabo una búsqueda así en privado".

El 19 de diciembre, David Smith, que entonces tenía 38 años, pasó unas cuatro horas en el páramo ayudando a la policía a identificar áreas adicionales para registrar. DCS Topping continuó visitando a Hindley en prisión, junto con su abogado Michael Fisher y su consejero espiritual, Peter Timms, quien había sido gobernador de prisión antes de convertirse en ministro metodista. El 10 de febrero de 1987, Hindley confesó formalmente su participación en los cinco asesinatos, pero esto no se hizo público hasta pasado más de un mes. La grabación de su declaración duró más de diecisiete horas; Topping lo describió como una "actuación muy bien elaborada en la que, creo, ella me dijo todo lo que quería que supiera, y nada más". Añadió que "le sorprendió el hecho de que [según lo contado por Hindley] ella nunca estuvo allí cuando ocurrieron los asesinatos. Estaba en el automóvil, sobre la cima de la colina, en el baño e incluso, en el caso del asesinato de Evans, en la cocina"; sintió que "había sido testigo de una gran actuación más que de una confesión genuina".

La policía volvió a visitar a Brady en prisión y le contó la confesión de Hindley, que al principio se negó a creer. Una vez presentados algunos de los detalles que Hindley había proporcionado sobre el secuestro de Reade, Brady decidió que él también estaba dispuesto a confesar, pero con una condición: que inmediatamente después se le dieran los medios para suicidarse, petición que era imposible las autoridades pudieran cumplir.

Casi al mismo tiempo, Johnson envió a Hindley otra carta, rogándole nuevamente que ayudara a la policía a encontrar el cuerpo de su hijo Keith. En la carta, Johnson simpatizaba con Hindley por las críticas en torno a su primera visita. Hindley, que no había respondido a la primera carta, respondió agradeciendo a Johnson por ambas cartas, explicando que su decisión de no responder a la primera se debió a la publicidad negativa que la rodeó. Afirmó que, si Johnson le hubiera escrito catorce años antes, habría confesado y ayudado a la policía. También rindió homenaje a DCS Topping y agradeció a Johnson por su sinceridad. Hindley hizo su segunda visita al páramo en marzo de 1987. Esta vez, el nivel de seguridad que rodeó su visita fue considerablemente mayor. Pasó la noche en Manchester, en el apartamento del jefe de policía a cargo del entrenamiento GMP en Sedgley Park, Prestwich, y visitó el páramo dos veces. Hindley confirmó a la policía que las dos áreas en las que estaban concentrando su búsqueda, Hollin Brown Knoll y Hoe Grain, eran correctas, aunque no pudo localizar ninguna de las tumbas. Sin embargo, más tarde recordó que mientras enterraban a Reade, ella estaba sentada a su lado en un trozo de hierba y podía ver las rocas de Hollin Brown Knoll recortadas contra el cielo nocturno.

En abril de 1987, se hizo pública la noticia de la confesión de Hindley. En medio del gran interés de los medios, Lord Longford abogó por su liberación y escribió que continuar su detención para satisfacer la "emoción de la multitud" no estaba bien. Fisher persuadió a Hindley para que hiciera una declaración pública, que abordaba sus razones para negar su culpabilidad anteriormente, sus experiencias religiosas en prisión y la carta de Johnson. Dijo que no veía ninguna posibilidad de liberación y también exoneró a Smith de cualquier participación en los asesinatos que no fueran los de Evans.

Durante los meses siguientes, el interés en la búsqueda disminuyó, pero la pista de Hindley centró los esfuerzos en un área específica. El 1 de julio, después de más de 100 días de búsqueda, encontraron el cuerpo de Reade a 0,9 m (3 pies) debajo de la superficie, a 90 m (100 yardas) de donde se había encontrado el de Downey. Brady había estado cooperando con la policía durante algún tiempo, y cuando le llegó esta noticia hizo una confesión formal a DCS Topping, y en una declaración a la prensa dijo que él también ayudaría a la policía en su búsqueda. Lo llevaron al páramo el 3 de julio, pero pareció perder el rumbo, culpando a los cambios ocurridos en los años intermedios. La búsqueda se suspendió a las 15.00 horas, momento en el que se había reunido en el páramo una gran multitud de periodistas de prensa y televisión.

DCS Topping se negó a permitir que Brady hiciera una segunda visita al páramo antes de que la policía cancelara su búsqueda el 24 de agosto. Brady fue llevado al páramo por segunda vez el 8 de diciembre y afirmó haber localizado el lugar de enterramiento de Bennett, pero el cuerpo nunca fue encontrado.

Poco después de su primera visita al páramo, Brady escribió una carta a un reportero de la BBC, dando algunos detalles vagos de cinco muertes adicionales en las que afirmaba haber estado involucrado: un hombre en el área de Piccadilly en Manchester, otra víctima en Saddleworth Moor, dos más en Escocia y una mujer cuyo cuerpo supuestamente fue arrojado a un canal. La policía, al no descubrir ningún crimen sin resolver que coincidiera con los detalles que él proporcionó, decidió que no había pruebas suficientes para iniciar una investigación oficial. Hindley le dijo a Topping que no sabía nada de estos asesinatos.

Aunque Brady y Hindley habían confesado los asesinatos de Reade y Bennett, el Director del Ministerio Público (DPP) decidió que no se ganaría nada con un nuevo juicio. Como ambos ya estaban cumpliendo cadena perpetua, no se les pudo imponer más castigo.

En 2003, la policía lanzó la Operación Maida y volvió a buscar en el páramo el cuerpo de Bennett, esta vez utilizando recursos sofisticados como un satélite de reconocimiento estadounidense que podía detectar alteraciones del suelo. A mediados de 2009, el GMP dijo que habían agotado todas las vías en la búsqueda de Bennett, que "sólo un avance científico importante o nueva evidencia haría que se reiniciara la búsqueda de su cuerpo". Se afirmó que cualquier participación adicional de Brady se realizaría a través de un "paseo virtual por los páramos" utilizando modelado 3D, en lugar de una visita de él al páramo. Las donaciones del público financiaron una búsqueda realizada por voluntarios de un equipo de búsqueda y rescate de Gales en 2010. En 2012, se afirmó que Brady pudo haber dado detalles de la ubicación del cuerpo de Bennett a una visitante. Posteriormente, una mujer fue arrestada bajo sospecha de impedir el entierro de un cuerpo sin una excusa legal, pero unos meses más tarde, la Fiscalía de la Corona anunció que no había pruebas suficientes para presentar cargos. En 2017, la policía pidió a un tribunal que ordenara que se abrieran dos maletines cerrados con llave propiedad de Brady, argumentando que podrían contener pistas sobre la ubicación del cuerpo de Bennett; la solicitud fue rechazada por considerar que no era probable que se llevara a cabo ningún procesamiento.

El 30 de septiembre de 2022, la policía de Greater Manchester inició una búsqueda de restos humanos en el páramo después de recibir información del investigador y autor aficionado Russell Edwards, quien, según informes, había encontrado un cráneo. Después de ver una fotografía de un hueso de la mandíbula, un portavoz de la policía dijo, sobre la identidad de los restos, que era "demasiado pronto para estar seguro". El 1 de octubre, la policía informó que no se habían encontrado más restos. El 7 de octubre, la policía anunció que había finalizado su búsqueda sin encontrar ningún signo de restos humanos.

ENCARCELAMIENTO

Brady


Tras su condena, Brady fue trasladado a HM Prison Durham, donde pidió vivir en régimen de aislamiento. Pasó diecinueve años en prisiones convencionales antes de ser diagnosticado como psicópata en noviembre de 1985 y enviado al Hospital Park Lane de alta seguridad, ahora Hospital Ashworth, en Maghull, Merseyside; dejó claro que nunca quiso ser liberado.

El juez de primera instancia recomendó que la cadena perpetua de Brady debería significar cadena perpetua, y los sucesivos Secretarios del Interior estuvieron de acuerdo con esa decisión. En 1982, el presidente del Tribunal Supremo, Lord Lane, dijo de Brady: "Este es el caso, si alguna vez ha de haber uno, en el que un hombre debería permanecer en prisión hasta su muerte". La muerte en noviembre de 2007 de John Straffen, que había pasado 55 años en prisión por asesinar a tres niños, significó que Brady se convirtió en el prisionero con más años de condena en Inglaterra y Gales.

Aunque Brady se negó a trabajar con los psiquiatras de Ashworth, ocasionalmente mantenía correspondencia con personas fuera del hospital‍—‌sujetas a la censura de las autoridades penitenciarias ‍—‌ incluidos Lord Longford, el escritor Colin Wilson y varios periodistas. En una carta, escrita en 2005, Brady afirmó que los asesinatos fueron "simplemente un ejercicio existencial de poco más de un año, que concluyó en diciembre de 1964". Para entonces, afirmó, él y Hindley habían centrado su atención en el robo a mano armada, para el cual habían comenzado a prepararse adquiriendo armas y vehículos.

Durante varios años de interacciones con el psicólogo forense Chris Cowley, incluidas reuniones cara a cara, Brady le habló de una "fascinación estética que [tenía] por las armas", a pesar de que nunca había usado una para matar. Se quejó amargamente de las condiciones en Ashworth, que odiaba. En 1999, su muñeca derecha se rompió en lo que afirmó fue un "ataque no provocado de una hora" por parte del personal. Posteriormente, Brady se declaró en huelga de hambre, pero si bien la ley inglesa permite a los pacientes rechazar el tratamiento, aquellos que reciben tratamiento por trastornos mentales en virtud de la Ley de salud mental de 1983 no tienen ese derecho si el tratamiento es para su trastorno mental. Por lo tanto, después de enfermarse, lo alimentaron a la fuerza y lo trasladaron a otro hospital para realizarle pruebas. Brady se recuperó y en marzo de 2000 solicitó una revisión judicial de la legalidad de la decisión de alimentarlo a la fuerza, pero se le negó el permiso.

“Myra sufre una enfermedad cerebral potencialmente mortal, mientras que yo tengo que luchar simplemente para morir. He tenido suficiente. No quiero nada, mi objetivo es morir y liberarme de esto de una vez por todas. Como ve, mi deseo de morir es racional y pragmático. Sólo lamento no haberlo hecho hace décadas y estoy ansioso por dejar este pozo negro en un ataúd.”

En 2001, Brady escribió Las puertas de Janus , que fue publicado por la editorial clandestina estadounidense Feral House. El libro, el análisis de Brady sobre el asesinato en serie y los asesinos en serie específicos, provocó indignación cuando se anunció en el Reino Unido. En el libro, Brady relata su amistad en prisión con el "envenenador de tazas de té" Graham Young, quien compartía la admiración de Brady por la Alemania nazi.

Según Cowley, Brady lamentó el encarcelamiento de Hindley y las consecuencias de sus acciones, pero no necesariamente los crímenes en sí. No vio ningún sentido en presentar ningún tipo de disculpa pública; en cambio, "expresó remordimiento a través de acciones". Veinte años de transcripción de textos clásicos al braille llegaron a su fin cuando las autoridades confiscaron la máquina de traducción de Brady, por temor a que pudiera usarse como arma. Una vez se ofreció a donar uno de sus riñones a "alguien, cualquiera que lo necesitara", pero se le impidió hacerlo. Según Wilson, "fue porque estos intentos de expresar remordimiento le fueron rechazados por lo que comenzó a contemplar el suicidio". En 2006, los funcionarios interceptaron 50 pastillas de paracetamol escondidas dentro de una novela policíaca hueca enviada a Brady por una amiga.

La madre de la víctima aún no descubierta, Keith Bennett, recibió una carta de Brady a finales de 2005 en la que, según ella, afirmaba que podía llevar a la policía a menos de 20 yardas (18 m) del cuerpo de su hijo, pero que las autoridades no lo permitían. No se refirió directamente a Bennett por su nombre y no afirmó que pudiera llevar a los investigadores directamente a la tumba, pero habló de la "claridad" de sus recuerdos.

En 2012, Brady solicitó que lo devolvieran a prisión, reiterando su deseo de morir de hambre. En un tribunal de salud mental en junio del año siguiente, afirmó que no padecía esquizofrenia paranoide , como sostenían sus médicos en Ashworth, sino un trastorno de personalidad. La solicitud de Brady fue rechazada y el juez declaró que "continúa sufriendo un trastorno mental de tal naturaleza y grado que hace apropiado que continúe recibiendo tratamiento médico".

Después de recibir cuidados al final de su vida, Brady murió de una enfermedad pulmonar restrictiva en el Hospital Ashworth el 15 de mayo de 2017; la investigación concluyó que murió por causas naturales y que su huelga de hambre no había sido un factor contribuyente. Brady se había negado a comer y beber durante más de cuarenta y ocho horas en varias ocasiones, lo que provocó que le colocaran una sonda nasogástrica, aunque su investigación señaló que su índice de masa corporal no era motivo de preocupación. Fue incinerado sin ceremonia y sus cenizas arrojadas al mar durante la noche.

Hindley

Hindley presentó un recurso infructuoso contra su condena inmediatamente después del juicio. Mantuvo correspondencia con Brady por carta hasta 1971, cuando terminó su relación. Los dos permanecieron en contacto esporádico durante varios meses, pero Hindley se había enamorado de una de sus guardianas de la prisión, Patricia Cairns. Un ex asistente del gobernador afirmó que tales relaciones no eran inusuales en Holloway en ese momento, ya que "muchos de los oficiales eran homosexuales y mantenían relaciones entre ellos o con los reclusos". Hindley solicitó con éxito que se cambiara su condición de prisionera de categoría A a categoría B, lo que permitió a la gobernadora Dorothy Wing llevarla a caminar por Hampstead Heath, parte de su política no oficial de reintroducir a los reclusos al mundo exterior cuando sintieran que estaban listos. La excursión causó furor en la prensa nacional y le valió a Wing una reprimenda oficial del entonces Ministro del Interior, Robert Carr. Con la ayuda de Cairns y los contactos externos de otra prisionera, Maxine Croft, Hindley planeó una fuga de la prisión, pero se vio frustrada cuando un policía fuera de servicio interceptó las impresiones de las llaves de la prisión. Cairns fue sentenciada a seis años de cárcel por su participación en el complot.

A Hindley le dijeron que debería pasar veinticinco años en prisión antes de que se considerara su libertad condicional. El Presidente del Tribunal Supremo estuvo de acuerdo con esa recomendación en 1982, pero en enero de 1985, el Ministro del Interior, Leon Brittan, aumentó el tiempo a treinta años. En ese momento Hindley afirmó ser una católica reformada. La madre de Downey estuvo en el centro de una campaña para garantizar que Hindley nunca fuera liberada de prisión y, hasta su muerte en febrero de 1999, concedía regularmente entrevistas en televisión y periódicos cada vez que se rumoreaba sobre la liberación de Hindley. En febrero de 1985, la primera ministra Margaret Thatcher le dijo a Brittan que las sentencias mínimas propuestas de treinta años para Hindley y cuarenta años para Brady eran demasiado cortas y dijo: "No creo que ninguno de estos prisioneros deba ser liberado de su custodia". ... Su crimen fue el más espantoso y cruel de los tiempos modernos".

En 1987, Hindley admitió que la petición de libertad condicional que había presentado al Ministro del Interior ocho años antes era "en general... un montón de mentiras", y para algunos periodistas su cooperación en las búsquedas en Saddleworth Moor "pareció un gesto cínico destinado a congraciarse con las autoridades de libertad condicional". El entonces ministro del Interior, David Waddington, impuso una pena de por vida a Hindley en julio de 1990, después de que ella confesara haber estado más involucrada en los asesinatos de lo que había admitido. Hindley no fue informada de la decisión hasta 1994, cuando un fallo de los Law Lords obligó al Servicio Penitenciario a informar a todos los presos condenados a cadena perpetua sobre el período mínimo que debían cumplir en prisión antes de ser considerados para la libertad condicional. En 1996, la Junta de Libertad Condicional recomendó que Hindley fuera trasladada a una prisión abierta. Ella rechazó la idea y, a principios de 1998, fue trasladada a la prisión de seguridad media HM Prison Highpoint; el fallo de la Cámara de los Lores dejó abierta la posibilidad de una libertad posterior. Entre diciembre de 1997 y marzo de 2000, Hindley presentó tres apelaciones distintas contra su cadena perpetua, alegando que era una mujer reformada y que ya no representaba un peligro para la sociedad, pero cada una fue rechazada por los tribunales.

Cuando en 2002 otro preso condenado a cadena perpetua cuestionó el poder del Ministro del Interior para fijar penas mínimas, parecía probable que Hindley y cientos de personas más, cuyos tiempos mínimos habían sido aumentados por los políticos, fueran liberados. La liberación de Hindley parecía inminente y sus partidarios hicieron planes para darle una nueva identidad. El Ministro del Interior, David Blunkett, ordenó al GMP que encontrara nuevos cargos contra Hindley para evitar su liberación de prisión. La investigación estuvo encabezada por el superintendente Tony Brett, e inicialmente buscó acusar a Hindley de los asesinatos de Reade y Bennett, pero el consejo dado por los abogados del gobierno fue que, debido a la decisión del Ministerio Público adoptada quince años antes, un nuevo juicio probablemente se consideraría un abuso de proceso.

El 25 de noviembre de 2002, los Lores de la Ley acordaron que los jueces, no los políticos, deberían decidir cuánto tiempo pasa un delincuente tras las rejas, y despojaron al Ministro del Interior del poder de fijar sentencias mínimas. Justo antes de esto, el 15 de noviembre de 2002, Hindley, de 60 años y fumadora empedernida, murió de neumonía bronquial en el Hospital West Suffolk. Le habían diagnosticado anginas en 1999 y fue hospitalizada después de sufrir un aneurisma cerebral. Los cámaras "permanecían en fila detrás de barreras de acero" afuera, pero ninguno de los familiares de Hindley estaba entre la pequeña congregación de ocho a diez personas que asistieron a un breve servicio en el crematorio de Cambridge. Tal era la fuerza del sentimiento más de treinta y cinco años después de los asesinatos que una veintena de funerarias locales se negaron a encargarse de su cremación. Cuatro meses más tarde, sus cenizas fueron esparcidas por su expareja, Patricia Cairns, a menos de 10 millas (16 km) de Saddleworth Moor en Stalybridge Country Park. El Manchester Evening News informó sobre posibles temores de que esto daría lugar a que los visitantes optaran por evitar o destrozar el parque.

CONSECUENCIAS

David Smith fue "vilipendiado por la gente de Manchester" por beneficiarse económicamente de los asesinatos. Durante el juicio, Maureen, embarazada de ocho meses, fue atacada en el ascensor del edificio en el que ella y Smith vivían. Su casa fue vandalizada, recibían regularmente correos llenos de odio y Maureen escribió que no podía perder de vista a sus hijos cuando eran pequeños. Después de negarse a procesar a News of the World, el Fiscal General Sir Elwyn Jones estuvo bajo presión política para imponer nuevas regulaciones a la prensa, pero se mostró reacio a legislar sobre el "periodismo de chequera". En lugar de ello, aceptó la oferta del Consejo de Prensa de producir una "declaración de principios" que se publicó en noviembre de 1966 e incluía reglas que prohibían que se pagara o entrevistara a testigos criminales, pero News of the World rápidamente rechazó la declaración y el Consejo no tuvo facultad de hacer cumplir sus disposiciones.

Después de apuñalar a otro hombre durante una pelea, en un ataque que, según él, fue provocado por los abusos que había sufrido desde el juicio, Smith fue sentenciado a tres años de prisión en 1969. Ese mismo año sus hijos fueron puestos al cuidado de la autoridad local. Maureen se mudó de Underwood Court a una propiedad de una sola habitación y encontró trabajo en unos grandes almacenes. Sometida a campañas de rumores y peticiones para sacarla de la finca donde vivía, Maureen no recibió apoyo de su familia; su madre había apoyado a Myra durante el juicio. Al salir de prisión, Smith se mudó con una niña de 15 años que se convirtió en su segunda esposa y obtuvo la custodia de sus tres hijos. Maureen logró reparar la relación con su madre y se mudó a una propiedad municipal en Gorton. Se divorció de Smith en 1973, y se casó con un camionero, Bill Scott, con quien tuvo una hija.

Maureen y su familia inmediata hacían visitas periódicas para ver a Hindley, quien, según se informa, adoraba a su sobrina. En 1980, Maureen sufrió una hemorragia cerebral. A Hindley se le permitió visitarla en el hospital, pero llegó una hora después de su muerte. Sheila y Patrick Kilbride, que para entonces estaban divorciados, asistieron al funeral de Maureen pensando que Hindley podría estar allí; Patrick confundió a la hija de Bill Scott de una relación anterior con Hindley y trató de atacarla. Poco antes de su muerte a la edad de 70 años, Sheila dijo: "Si ella [Hindley] alguna vez sale de la cárcel, la mataré". Fue una amenaza repetida por su hijo Danny.

En 1972, Smith fue absuelto del asesinato de su padre, que padecía un cáncer terminal. Se declaró culpable de homicidio y fue condenado a dos días de prisión. Se volvió a casar y se mudó a Lincolnshire con sus tres hijos, y fue exonerado de cualquier participación en los asesinatos de los Moors por la confesión de Hindley en 1987. En 2011, fue coautor del libro Testigo con la biógrafa Carol Ann Lee. Smith murió de cáncer en Irlanda en 2012.

La madre de Reade fue ingresada en el Hospital Mental de Springfield en Manchester. Estuvo presente, bajo fuertes sedaciones, en el funeral de su hija el 7 de agosto de 1987. Cinco años después del asesinato de su hijo, Sheila y Patrick Kilbride se divorciaron. La madre de Downey murió en 1999 de cáncer de hígado. Desde la muerte de su hija, había hecho campaña para garantizar que Hindley permaneciera en prisión y los médicos dijeron que el estrés había contribuido a la gravedad de su enfermedad. La madre de Bennett continuó visitando Saddleworth Moor, donde se cree que Bennett está enterrado. Murió en agosto de 2012.

El Ayuntamiento de Manchester decidió en 1987 demoler la casa en la que Brady y Hindley habían vivido en Wardle Brook Avenue, y donde Downey y Evans fueron asesinados, citando "un interés excesivo de los medios [en la propiedad] que crea malestar para los residentes".

En noviembre de 2017 se reveló que, sin el conocimiento de su familia, la policía de Greater Manchester había conservado algunos de los restos de Pauline Reade, incluido el hueso de su mandíbula, en la Universidad de Leeds. GMP pidió disculpas a la familia Reade. En octubre de 2018, sus restos fueron enterrados nuevamente en su tumba en el cementerio de Gorton, Manchester.

Notoriedad duradera

Las fotografías y grabaciones de la tortura de Downey exhibidas en el tribunal, y las respuestas indiferentes de Brady y Hindley ayudaron a asegurar su notoriedad duradera. Brady, quien dijo que no quería ser liberado, rara vez fue mencionado en las noticias, pero el insistente deseo de Hindley de ser liberada la convirtió en una figura de odio público, especialmente porque no confesó su participación en los asesinatos de Reade y Bennett durante veinte años. El papel de Hindley en los crímenes también violó las normas de género: su traición al papel maternal alimentó las percepciones públicas de su "mal inherente" y la convirtió en una "mujer referente" de los pánicos morales sobre los asesinatos en serie y la pedofilia en las décadas siguientes. Algunos comentaristas describen su fotografía, que a menudo se reimprime, tomada poco después de su arresto, como similar a la mítica Medusa y, según la autora Helen Birch, se ha convertido en "sinónimo de la idea del mal femenino". En la exposición de arte Sensation de 1997, una reproducción compuesta de huellas de manos de niños causó controversia. Dada la condición de Hindley como coacusada en el primer juicio por asesinato en serie celebrado desde la abolición de la pena de muerte, la retribución fue un tema común entre quienes intentaron mantenerla encerrada. Incluso la madre de Hindley insistió en que debía morir en prisión, en parte por temor a la seguridad de Hindley. Algunos comentaristas expresaron la opinión de que de los dos, Hindley era la "más malvada".

Lord Longford, un católico converso, hizo campaña para asegurar la liberación de criminales "célebres", y de Hindley en particular, lo que le valió la burla constante del público y la prensa. Describió a Hindley como una persona "encantadora" y dijo que "se podía odiar lo que hacía la gente, pero no se debía odiar lo que eran porque la personalidad humana era sagrada a pesar de que el comportamiento humano era a menudo espantoso". Los periódicos sensacionalistas lo tildaron de "loco" y "bienhechor" por apoyar a Hindley, a quien describieron como malvada. Se convirtió en una fuente de material para la prensa durante mucho tiempo, que imprimió historias adornadas de su "cómoda" vida en la prisión "5 estrellas" de Cookham Wood y sus vínculos con el personal penitenciario y otros reclusos.

El libro La pareja repugnante de Edward Gorey (Mead, 1977) se inspiró en los asesinatos de los páramos. La canción "Suffer Little Children" de la banda de Manchester The Smiths, de su álbum debut homónimo de 1984, también se inspiró en el caso. El caso apareció en dos dramas televisivos en 2006, See No Evil: The Moors Murders y Longford.

Víctimas de los asesinos del páramo
Búsqueda de las víctimas en los páramos
 

Adjuntos

  • Transcripción cinta Leslie Ann Downey.pdf
    201,4 KB · Visitas: 0
Arriba Pie